Hoy me apetece hablaros de algo distinto.

Hoy no toca reseña, pero no os preocupéis, pues la siguiente semana hablaré de La Lección de August.

Creo que el primer libro que me leí (me refiero a que no era del tipo: Pepito va a la escuela) fue alguno de Gerónimo Stilton. Probablemente el de Gerónimo Stilton en el Reino de la Fantasía. Luego vendrían los demás (me quedé en el quinto, creo que hay nueve), los de los viajes del tiempo de Gerónimo Stilton (el primero y el segundo) y alguna adaptación de clásicos de Gerónimo Stilton como La Isla del Tesoro o La Odisea.

Pero si hablamos de novelas, la primera fue Harry Potter y La Piedra Filosofal. Creo que me lo leí cuando tuve varios esguinces de tobillo seguidos a los siete años y algún familiar me lo regaló para que no me aburriese en los recreos. Por aquel entonces no me desagradaba leer, pero tampoco me apasionaba. Gracias a Harry Potter (por cierto, llegué a odiar el personaje) me aficioné a leer y me regalarón los demás. Me acuerdo que el tercer libro me lo leí en SEIS MESES y creía que era “gordo” (tiene solo 360 páginas).

Después de aquel año y medio leyéndome Harry Potter, en Navidades me recomendaron Las Crónicas de la Torre. Esta saga, escrita por mi queridísima Laura Gallego, cuenta con tres volúmenes y una precuela. Esta saga es de fantasía: dragones, unicornios (solo hay uno), fantasmas, elfos, magos y hombres-lobo. Los libros me los dejaron y me leí los cuatro en medio año.

Después de Crónicas de la Torre, me lancé a leerme las ya clásicas (1950) Crónicas de Narnia, otra saga de fantasía. Tengo que deciros que no me los leí en orden, pues me vi la película de El León, La Bruja y El Armario y pensé que ese era el primer libro (es el segundo). Las Crónicas de Narnia me encantaron. De hecho, me siguen encantando.

El siguiente libro que recuerdo haber leído es El Principito. Me encantó.

Tras El Principito, me leí Carta al Rey, otra novela “clásica” (1962) de fantasía y caballeros. Hace dos años me enteré de que hay una secuela Los Secretos del Bosque Salvaje (1965) y me la leí.

A continuación de La Carta al Rey me leí Los Sin Miedo, una serie de libros de misterio en los que unos niños resuelven crímenes.

Ya en el 2011 me leí Donde Los Árboles Cantan, de Laura Gallego. En el 2012 El Libro de los Portales. En 2013 La Isla de Bowen y La Trilogía de la Niebla de Carlos Ruiz Zafón. En 2014 Memorias de Idhún y Finis Mundi. En 2015 El Coleccionista de Relojes Extraordinarios, Las Lágrimas de Shiva, Percy Jackson, Todas Las Hadas del Reino y toooooodos los que llevo reseñados. Espero que esta lista de libros siga creciendo muuuucho más.

¡Hasta pronto!

 

Anuncios